Notice: Undefined variable: page_container_style in /var/www/vhosts/olaloff.com/httpdocs/wp-content/themes/olaloff-plantilla/header.php on line 59
>

No hace tantos años que hacer vídeo marketing, con creatividad o sin ella, sólo estaba al alcance de las grandes marcas. El alto coste de comprar espacios publicitarios en televisión sumado a los también importantes gastos de producción hacían que el gasto fuera totalmente inasumible para la mayoría de PYMES. Sin embargo, como no podía ser de otra forma, la llegada de internet lo cambió todo.

En un abrir y cerrar los ojos, internet era dueño del tiempo libre de millones de personas, y las redes sociales y las plataformas de vídeo en streaming llegaban para quedarse.

Pero la televisión convencional sigue existiendo, y las redes sociales son una ventana que se traga cualquier tipo de formato. Entonces  ¿por qué tanta obsesión con hacer vídeo marketing online? ¿Por qué no apostar por otro medio o formato publicitario?

Existen razones de mucho peso. Ahí va nuestro top 7.

7 razones de peso para invertir en vídeo marketing

  • Es mucho más fácil monitorizar y analizar los resultados

El precio de un espacio publicitario se mide básicamente en audiencia. Tanta gente ve el canal, tanta gente va a ver tu anuncio ¿Pero si ponemos un anuncio en un periódico o un cartel en la autovía, como calculamos su efectividad? Existen encuestas y valoraciones de campañas, pero son costosas y poco fiables. Basarse en variaciones de ventas también es arriesgado, pues existen muchas otras razones aparte del marketing que pueden hacer fluctuar la facturación. En internet, en cambio, sabemos exactamente cuantas personas han visto nuestro anuncio (impresiones) y cuantas de esas personas han accedido a nuestro producto a través del anuncio (el famoso click through rate). Eso nos permite calcular de forma muy exacta el ROI (o retorno de la inversión, el otro famoso palabrejo).

  • Eficacia en la segmentación

Siguiendo la misma línia que la anterior razón encontramos las eficaces herramientas de segmentación de los canales online. Veamos un ejemplo. Tenemos una marca de cerveza sin gluten, y ponemos un spot televisivo antes del partido de Champions League. Llegará a un gran público, evidentemente, pero ¿como sabemos qué porcentaje de audiencia son celíacos y, por lo tanto, público objetivo de nuestro producto? ¿Tenemos forma de saber siquiera si les gusta la cerveza? Estamos pagando por toda la gente que ve el anuncio, aunque un gran porcentaja no vayan a comprarnos jamás. Matar moscas a cañonazos es tirar el dinero. En marketing online, en cambio, las herramientas de segmentación son muy precisas. Podemos saber qué media de edad tiene la audiencia de nuestro anuncio, podemos saber de dónde son y qué gustos y aficiones tienen. Y no basándonos en una estadísticas, sino en métricas reales con muy poco margen de error. Así, nuestra cerveza sin gluten llegará únicamente a nuestros clientes y volvemos a la madre del cordero: nuestro retorno a la inversión será mayor.

  • Es  más barato y accesible

Además de más eficaz y medible, internet sigue siendo un medio más barato. Lógicamente en televisión  se pueden conseguir cifras de audiencia enormes, pero también es cierto que el precio a pagar suele ser muy alto y no accesible para pymes. Internet es una ventana al mundo con cada vez más poder y permite invertir al gusto. En internet sólo pagas por los resultados, por lo que es el medio ideal para pymes y start-ups que no pueden permitirse grandes cifras en sus partidas de marketing.

  • El vídeo es el formato total

El vídeo como formato es insuperable. Es visualmente impactante y capaz de transmitir gran cantidad de información (según Forrester Research, un minuto de vídeo equivale a 1,8 millones de palabras). El vídeo ofrece además multitud de posibilidades en cuanto al tono mensaje. Un vídeo emociona, asusta y divierte más rápido y más intensamente que cualquier otro formato. En datos de viralidad y engagement, el vídeo también se merienda los otros formatos de contenidos.

  • El formato más consumido.

Para saber que el vídeo es el formato del futuro solo tenemos que mirar algunas estadísticas. Es el formato más consumido, con un volúmen de tráfico que ya supera el 70% y se espera que suponga casi el 90% del tráfico total en 2019.

  • Las métricas de engagement y conversión lo avalan

Cualquier contenido en vídeo convierte más y mejor que cualquier otro formato. Las conversiones en landings con vídeos incrementan más del 80%, en email marketing incrementa el CTR en más del 90%. Y eso solo por citar dos ejemplos, pero existen muchísimas más métricas que dicen inequívocamente que el vídeo es el rey de los contenidos.

  • ¡Los buscadores y redes lo premian!

¡La lucha por el primer puesto en buscadores está servida! Aunque parezca mentira, los que mandan no son el sr.Google o el sr.Facebook. Los que mandan son los usuarios, y los buscadores y redes hacen todo lo posible para ordenar la información según las preferencias de la audiencia. Según las métricas, los vídeos son el formato estrella, el formato que la gente más consume, y por eso los premian. Un contenido audiovisual tiene un 50% más de posibilidades de rankear mejor en cualquier canal.

No todo vale: vídeos creativos de calidad para llegar al público

El dogma del inbound marketing de el contenido es el rey empieza a tener algunos peros. Los gurús del marketing hace tiempo que lo advierten, y el fenómeno ya está sucediendo en países anglosajones. La fiebre por crear contenidos está generando una infoxicación tal que los usuarios están discriminando más que nunca el contenido no interesante. Los add blockers son cada vez más comunes y el consumidor cada vez más exigente. Ahora más que nunca, crear contenido sin aportar nada al usuario no funciona. El contenido tiene que entretener, emocionar, sorprender o educar. Si no conseguimos nada de eso, nuestro contenido es directamente spam.

El vídeo marketing es la receta, pero la materia prima tiene que ser buena. No vale cualquier cosa. La competencia se vuelve feroz, pero todo tiene un lado positivo: la creatividad puede competir con el dinero.

La calidad también importa. Los estudios y análisis de los principales blogs de marketing son muy claros al respecto. Un vídeo siempre genera mejores resultados si no falla en el aspecto técnico. Por muy creativa que sea tu idea o por más valor que aporte tu contenido, el público se va a cansar si no transmites la información con un mínimo de calidad.

Descuidar el audio, el foco, el encuadre o el aspect ratio hará que tu vídeo transmita desconfianza, poca profesionalidad.

Así pues, vídeo sí, pero no de cualquier manera.

Y para acabar el post, qué mejor que hacer un poco de autobombo 😎

#eresloquevistes, la campaña de vídeo para promocionar el diseño en el vestuario laboral

Una de nuestras recientes campañas es #eresloquevistes, para promocionar el vestuario laboral de diseño de Prosegtar, tienda online de vestuario laboral en Tarragona. (¡Tienen prendas chulísimas, por cierto!)

Es nuestra egocéntrica forma de demostrar que con poco presupuesto se puede conseguir una campaña relevante y graciosa, que refuerza el branding en el nuevo posicionamiento y consigue captar la atención del usuario.

Ahí va uno de los vídeos. 😬

Rodado entre Tarragona y Valls, el vídeo es la representación visual del copy eres lo que vistes. El hábito no hace el monje, pero el monje se siente más cómodo con ropa cool 🙂

Aunque el principal objetivo de la campaña era conseguir posicionamiento y awareness, los resultados de engagement en redes sociales fueron realmente buenos. Con el vídeo también mejoramos el posicionamiento y presencia en buscadores de la marca.