Notice: Undefined variable: page_container_style in /var/www/vhosts/olaloff.com/httpdocs/wp-content/themes/olaloff-plantilla/header.php on line 59
>

Hacer una página web no es nada fácil, y mucho menos si lo intentamos hacer a mano desde 0. Normalmente, el objetivo de una web es poder gestionar el contenido una vez acabada. Ya sea añadir información, interactuar con un blog o actualizar fotografías: muchas veceses muy complicado sin un software que nos eche un cable. Aquí es donde entra la principal ventaja de usar un gestor de contenido, o CMS en inglés.

Un gestor de contenido es una aplicación web que se instala en nuestro hosting o servidor (la mayoría de veces, de forma muy sencilla).  Una vez instalado, el gestor nos permite añadir páginas, blogs, plugins, productos, etc. mediante un panel de control o de administración. Es por eso que es tan fácil de usar: cualquier usuario, sin necesidad de saber programar, puede editar el contenido de las páginas con este panel.

Tenemos muy claro que un gestor de contenido es necesario para que nuestra web sea fácil de administrar. Pero no es tan fácil decidirse por cuál elegir: seguro que te suenan WordPress, Drupal o Joomla!, pero tenemos decenas de CMS para elegir. Prestashop, Magento o Shopify para tiendas; Weebly o Wix para páginas estáticas; o plataformas que no usan PHP, como Magnolia, Ghost o Mezzanine.

Cada gestor de contenido es un mundo, pero por suerte es muy fácil saber cuál de ellos elegir para cada proyecto. Lo más importante es tener 100% claro qué queremos en nuestra página web: ¿una tienda, un blog, o una web corporativa? Una vez decidido, podéis buscar información sobre cada CMS… o echar un vistazo a nuestros gestores de contenido favoritos.

Prestashop, el eCommerce por excelencia

PrestaShop es un gestor de contenido creado específicamente para tiendas online. Toda su funcionalidad está centrada en publicar productos, gestión de envíos, calcular los precios e impuestos, y generar una suerte de «escaparates virtuales» como son las categorías.

Es por eso que añadir funciones a PrestaShop es relativamente complicado; así como el resto de nuestros CMS favoritos incorporan un blog por defecto, crear uno en PrestaShop implica añadir plugins, configurar páginas extra y revisar varias opciones del panel de administración. Por otro lado, esa es su principal ventaja: hace muy bien (de verdad, muy bien) su trabajo de eCommerce.

Así como otros gestores de eCommerce son más caóticos a la hora de gestionar centenares de productos, con decenas de categorías, diferentes impuestos, códigos de descuento y envíos multinacionales, PrestaShop es capaz de hacer eso y más sin pestañear. Un sitio que use PrestaShop sin plugins externos funcionará siempre a la velocidad del rayo, e incorpora por defecto los protocolos más seguros para los procesos de pago online.

El problema que encontramos más a menudo al programar webs con PrestaShop es que muchas de las funciones extra se encuentran disponibles como plugins… pero de pago. Sin embargo, cualquier plugin de PrestaShop funcionará perfectamente a la primera. Muchas veces, sale totalmente a cuenta invertir un poco en esas funciones tan cotizadas como galerías de fotos, búsqueda avanzada o newsletters automáticas.

Como resumen: PrestaShop es un gestor de contenido rápido, muy cómodo de gestionar, con una seguridad muy alta, y que nunca falla a la hora de desarrollar tu eCommerce. Si bien no es tan flexible como la competencia, tiene un módulo para cualquier función que necesites, aunque a menudo con un precio (relativamente bajo).

Joomla! para webs corporativas

Joomla! nació en 2005 como un fork de Mambo, otro gestor de contenido. En comparación con WordPress, uno de los referentes, incluye más funciones incorporadas, aunque eso complica un poco su configuración. Incluso siendo más técnico, utilizar y gestionar Joomla! es como un paseo por el parque.

Una de las funciones más importantes que Joomla incluye y su competencia no es su brillante gestión de traducciones. Eso significa que podremos crear páginas y blogs multi-idioma en menos que canta un gallo, cosa que nos beneficiará cuando necesitemos una página web internacional.

Además, su sistema de extensiones y plantillas es de los más flexibles del mercado. Joomla trabaja con más de 6 tipos de extensiones y plugins, lo cual permite añadir la función que necesitas y nada más. Otra vez, esto es ideal para páginas web con necesidades muy específicas de diseño, que no afecten al rendimiento y que mantengan el panel de administración limpio.

Velocidad, flexibilidad y sencillez hacen de Joomla el gestor de contenido perfecto para páginas estáticas y que necesitan ser eficientes para transmitir un mensaje sencillo, una marca corporativa o un producto.

Drupal, el CMS más seguro

Drupal es uno de los CMS más utilizados en el mercado, y uno de nuestros favoritos. Es un gestor de contenido totalmente orientado al usuario técnico, sin perder una interfaz sencilla de usar para los usuarios que lo gestionan. Por eso, permite modificar el código de toda la plataforma sin ningún tipo de problema, y tiene una configuración mucho más amplia y compleja que la competencia.

Eso permite hacer con Drupal maravillas técnicas que serían imposibles en otros gestores… o, de ser posibles, tendrían muchos más fallos durante el proceso. Además, uno de sus pilares fundamentales es la seguridad, por lo que des del momento en que instalemos Drupal, tendremos una web totalmente segura y capaz de pasar auditorías de seguridad.

En materia de SEO e idiomas, Drupal incorpora numerosas funciones en su propio código, por lo que no tendremos ningún problema para traducir páginas o mejorar nuestro posicionamiento.

Si lo que has leído hasta ahora te interesa, escucha una más: Drupal es la plataforma de CMS más escalable de nuestra lista. Eso significa que sin hacer nada especial, una web con Drupal puede aguantar miles de visitas por minuto. ¡A ver si aprendes, WordPress!

El proyecto ideal para Drupal son webs con mucho tráfico, con necesidades técnicas específicas o funciones muy personalizadas. Hay que tener en cuenta que la complicación técnica del CMS aumenta un poco el precio del desarrollo, ¡pero lo vale totalmente!

WordPress, el gestor de contenido más flexible

WordPress es, de todos los que utilizamos, nuestro gestor de contenido favorito.

En comparación con los demás gestores de la lista, WordPress supera pocas cualidades técnicas del resto de CMS. Pero es difícil encontrar un fallo que no pueda solucionarse con un plugin gratis o con un poco de maña. Ya sea traducciones, SEO, eCommerce, seguridad, diseño de páginas, testimonios, enciclopedias digitales, galerías de imágenes… seguro que hay un plugin que, simplemente, funciona.

Es esa flexibilidad la que nos permite hacer maravillas con WordPress. Desde un eCommerce con blog y eventos, pasando por un agregador de hoteles hasta una landing page corporativa o un calculador de precios.

Además, WordPress es, de todos los gestores de contenido que hemos probado, el más fácil de usar para un usuario. Cualquier usuario puede editar una página o cambiar un título, sin miedo a romper nada. Es por esto que a menudo preferimos utilizar WordPress para un proyecto, ya que podemos reutilizar lo ya hecho y el usuario lo agradece.

Si tu proyecto no ha encajado en ninguno de los gestores anteriores… ¡no te preocupes! Eso significa que WordPress es tu gestor de contenido.

¿Cuál es el tuyo?

Estos son los gestores de contenido que más nos gustan a nosotros. ¿Alguno te convence? Si quieres tu propia página web, podemos recomendarte uno de ellos y ayudarte a decidir qué incluir y qué quitar.

¿Quieres un blog? ¿Eres más de ir de tiendas? ¡Somos los adecuados! Dános un toque y te enseñamos lo que podemos llegar a hacer 🙂