Notice: Undefined variable: page_container_style in /var/www/vhosts/olaloff.com/httpdocs/wp-content/themes/olaloff-plantilla/header.php on line 59
>

La estrategia de marketing digital o marketing online se ha convertido en obsesión justificada para todas las empresas.Y no hablamos solamente de las nuevas startups nacidas en la era digital sino también de empresas con un recorrido mucho más amplio.

Ya sea para empresas nacidas nativamente en el mundo digital o para empresas tradicionales que han pasado a digitalizarse, el marketing digital ocupa una posición cada vez más prioritaria en los presupuestos.
Cada vez son más las pequeñas y medianas empresas que se dan cuenta que el márketing digital es fundamental para garantizar su permanencia en el mercado.

Sin embargo el entorno digital es todavía muy nuevo y desconocido, y son muchas las empresas que no saben por dónde empezar a la hora de plantearse una estrategia digital que funcione.

En este post repasaremos los cinco mandamientos más importantes a considerar antes de empezar cualquiera andadura en el entorno digital. Tenerlos en cuenta no es garantiza de éxito, que dependerá de muchísimos más factores, pero obviarlos sí que será sin duda sinónimo de fracaso. Puede parecer exagerado, pero hay puntos que son tan evidentes que te sorprenderás de no habértelos planteado hasta ahora. Vamos allá.

1. No publicarás en Facebook sin hacer un análisis del entorno

Tener un Facebook y un Instagram es gratis, pero sin una buena estrategia digital, mantener estos canales puede salirte muy caro. Nos hemos encontrado montones de veces con clientes que nos contactan para publicar en Facebook. Así, sin más. Cuando preguntamos con qué objetivo, se quedan mudos.

Es evidente que hay que existir online, pero antes de empezar tendremos que hacer un análisis de la empresa y su modelo de negocio.

Existen herramientas útiles como los análisis DAFO (debilidades, amenazas, oportunidades y fortalezas) o PESTEL (políticos, económicos, sociculturales, tecnológicos, ecológicos y legales) que nos pueden ayudar a hacer un primer análisis de la situación de nuestra empresa en el mercado.

En una segunda fase, partiendo de un buen análisis, deberemos identificar correctamente el target (¿Quién es nuestro cliente objetivo? ¿Como podemos agruparlo en nichos de mercado? ¿Cómo delimitamos nuestro ámbito de acción? ¿A través de qué canales podemos llegar a nuestro público?) la competencia (¿Qué marcas compiten cono nosotros? ¿Como se posicionan en el mercado? ¿Qué productos/servicios ofrecen?) y la diferenciación (¿En qué se diferencia nuestra marca? ¿Por qué el público debería comprarnos a nosotros y no a la competencia?).

Con un buen análisis inicial podremos empezar a trazar los fundamentos de una buena estrategia digital.

2. Harás un correcto análisis de medios digitales

El canal online, a diferencia de los canales de comunicación tradicionales, tiene multitud de herramientas y medios para llegar a nuestros clientes. Medios con lenguajes totalmente independientes.

Para trazar una buena estrategia digital será fundamental elaborar un correcto análisis de medios con los que podemos contar. Es imposible crear un plan táctico sin haber valorado antes todos los medios online. Para clasificarlos, podemos usar el conocido diagrama POEM (paid, owned & earned media).

Los medios propios son los canales de marca que controlamos. Los perfiles en redes sociales, el blof, la página web, una app corporativa. Son medios en los que nosotros controlamos la comunicación, pero cuyo alcance orgánico será limitado.

Los medios pagados son los canales tradicionales, en los que llegamos a un determinado público a cambio de una inversión. En la publicidad y márketing tardicionales, consideramos medios pagados las TV y la radio. En el márketing digital entran en juego multitud de medios, como Google Ads, Facebook Ads, contenidos patrocinados, etc.

Los medios ganados, muy propios del entrono digital, son aquellos que nos han generado un alcance sin una inversión directa. Los reposts, retwits, menciones, artículos de prensa orgánicos sobre nuestra marca o recomendaciones de influenciadores. La cultura de los influencers, por ejemplo, queda en un punto medio entre medios ganados y pagados.

Una correcta estrategia digital se consolida con un correcto análisis POEM, en el que identificaremos todos los medios de los que disponeblos y una serie de acciones tácticas para trabajar en cada uno de ellos.

 

gráfico de medios propios, ganados y pagados | Olalon marketing tarragona

 

3. No descuidarás el embudo de conversión

El embudo (o funnel) de conversión, es un concepto muy propio del marketing digital, aunque en realidad existe también en el marketing tradicional. El embudo de conversión es el viaje que hace un cliente potencial, desde que recibe el impacto de la marca hasta que finalmente se convierte en prescriptor de la misma. (es decir que compra, ).

Tener claro el embudo de conversión y analizarlo correctamente será fundamental para maximizar el retorno de la inversión.

Si conseguimos un gran alcance pero el número de conversiones es muy reducido, hablamos de un funnel que se estrecha demasiado, y deberemos analizar en qué punto perdemos a los usuarios.

Las fases de un embudo de conversión suelen ser cuatro:

  • Conocimiento
  • Consideración
  • Conversión
  • Prescripción

embudo de covnersión o funnel. Diseño de Olalon, marketing en Tarragona

 

En otro artículo detallaremos más las fases del embudo de conversión y entraremos en detalle en cada uno de ellas.

4. No te obsesionarás con el SEO (ni con ningún otro canal).

El SEO no es la panacea. El SEO es solo un medio más a tener en cuenta. Es un canal de ventas importante, pero no la cura todos los males. Si tienes una web desfasada, con una imagen obsoleta y que no facilita la navegación, de nada valdrá que inviertas todos tus recursos en mejorar el posicionamiento. Ni siquiera el mejor gurú de SEO podrá ayudarte si no usas cada herramienta como parte de una estrategia digital sólida y coherente. Como se suele decir, no es bueno empezar la casa por el tejado. Hay que cuidar mucho la estrategia de marketing y tener muy claro el embudo de conversión antes de empezar a invertir sin control. De lo contrario, lo que conseguiremos es matar moscas a cañonazos, o dicho de una manera más práctica: que cada conversión nos salga demasiado cara.

Invertir sin estrategia hará que acabemos pagando de más por cada conversión

5. Harás un buen análisis de los resultados

Si algo bueno tiene el márketing digital frente al márketing tradicional es que los resultados son muy fácilmente medibles. Si hacemos un anuncio en la radio, podremos tener una orientación del alcance de la pieza basándonos en los datos de audiencia del medio, pero no podremos analizar con mucha exactitud la efectividad de la campaña.

En márketing digital todas las acciones son medibles y cuantificables. Podemos saber el alcance exacto de una campaña, qué proporcion de impactos han entrado a nuestra web, a qué horas, por qué canales, qué páginas ha visitado, cuanto ha tardado en irse de la web. El rastro que deja cada usuario cuando navega online ofrece una información muy valiosa para las marcas, una información que sería absurdo no aprovechar.

Con esa información podremos corregir errores, optimizar campañas, ver lo que funciona y lo que no. Recopilar datos, en definitiva, para optimizar nuestra inversión.

Es lo que llamamos analítica web, y es un punto fundamental en cada estrategia de marketing online.

Estos 5 puntos deben ser dogmas. Si al leer este artículo ves que la estraetegia digital de tu empresa no cumple con alguno de estos puntos es que tu estrategia digital está incompleta o no lo suficientemente optimizada. Esto significa que no estás sacando el máximo provecho de la inversión, y por lo tanto que el retorno podría ser mayor.

Si es tu caso, quizás te podamos ayudar. Y no nos gusta vender humo, por lo que nuestra oferta no puede ser más transparente.
Estrategias digitales basada en resultados reales: si no los conseguimos, no pagas

Simple y cristalino. Desarrollamos para ti una estrategia digital a medida para tu marca y nos marcamos juntos unos objetivos cuantificables. Si no los conseguimos en el plazo marcado, la estrategia te sale totalmente G-R-A-T-I-S

 

Suena imposible pero es cierto. ¿El truco? Honestidad y confianza mutua. Un win win en toda regla: tu marca crece y nosotros podemos pagar a nuestros trabajadores con algo más de pan seco.

Si te interesa saber más, puedes contactarnos y lo hablamos. Nosotros invitamos al café.

Sí, porfi